Teva Pharma

Nuestro "servicio bonito"

 
Irune Andraca

03/05/2016. Son muchas las ocasiones en las que hemos tratado el tema de los servicios profesionales en farmacia. Aún hoy, más de 10 años después de comenzar el periplo de los llamados SPF, a los expertos les cuesta llegar a un consenso sobre cuáles son esos servicios y su clasificación (servicios prestados en las farmacias pero por otros profesionales no farmacéuticos, servicios prestados por farmacéuticos pero que no necesariamente requieren de un título de farmacéutico para prestarlos, servicios profesionales farmacéuticos dirigidos a mejorar la adherencia, a preservar la salud o prevenir la enfermedad...). Es lo que tiene que una cosa se ponga "de moda", que todo el mundo se quiere subir al carro y, al final, hay gente que pierde la cabeza y el rumbo.

Y no me entendáis mal, soy una firme defensora de la farmacia asistencial, de que lo que ha de diferenciarnos y ha de dar valor a nuestra profesión es la oferta de servicios que nos haga realmente indispensables para la Administración, más allá de adelantarles el dinero de los medicamentos. Ofrecer algo que no puedan ofrecer máquinas de vending de medicamentos situadas en los centros de salud y en las que solamente haya que introducir la tarjeta sanitaria para obtener tu tratamiento. Pero creo que, antes de que cada cual "se invente" un servicio en el que será especialista (en ocasiones el único), deberíamos ponernos de acuerdo en cómo ha de ser la cartera de servicios básica que debiera existir en todas y cada una de las farmacias. 

Esto lo tienen muy claro en el Reino Unido, donde están muy bien definidos los servicios básicos y los avanzados, con sus requerimientos, protocolos, especificaciones, certificación y retribución. Y, como decía Emilio Duró, "sólo innovan los genios, así que si no eres un genio, dedícate a copiar a los que lo hacen mejor que tú"... Pues eso. Que uno de los servicios remunerados por el NHS en UK está a las puertas de ser una realidad en nuestro país: el RUM o Revisión del Uso de la Medicación

Se trata de un servicio exclusivamente centrado en los medicamentos, por lo que solamente lo podemos realizar los farmacéuticos. Es nuestra niña bonita, nuestro bebé, EL SERVICIO por excelencia. Porque, si nos detenemos a analizarlo, se trata de lo que hacemos cada día en el mostrador, pero protocolizado y estructurado, de manera que el paciente sale de la farmacia con un informe que detalla cuáles son los medicamentos que hemos revisado, nuestro diagnóstico sobre su conocimiento y el uso que hace de ellos, los consejos que le hemos proporcionado por escrito para conseguir solventar posibles problemas que tenga con su tratamiento y, en caso necesario, una carta de derivación a otros profesionales sanitarios, o incluso a otros SPF, bien ofertados por nuestra farmacia o por otras (SPD, seguimiento farmacoterapéutico, cesación tabáquica...).