Teva Pharma

E-Commerce en el sector farmacéutico

21/09/2015. El comercio electrónico, conocido también como e-commerce, supone a día de hoy en torno al 6% de la facturación del sector de compra-venta dirigido a consumidor final. A nivel regional, cada español gastó 1.330€ de media en 2014 en compras por internet. Vemos que el mercado electrónico es creciente, pues se prevé un aumento del 1,7% en los próximos 3 años tan sólo en España. En esta tendencia de crecimiento “mundo digital” superará al mundo “físico” en la adquisición de bienes y servicios por parte de particulares, y el sector farmacéutico deberá adaptarse a este panorama, teniendo en cuenta cómo accede el usuario (PC o móvil) y el perfil del comprador online (principalmente las mujeres).

E-Commerce en el sector farmacéutico

La regulación del e-commerce comienza por el Código Civil y le Ley General para la Defensa de loa Consumidores y Usuarios, concretándose en normas de carácter específico como la Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI, norma básica del e-commerce), la Ley 56/2007, de medidas de impulso de la sociedad de la información (LISI), la Ley Orgánica 15/1999, de protección de datos de carácter personal (LOPD), y el Real Decreto 1720/2007, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de protección de datos de carácter personal (RLOPD): estas son normativas de aplicación para cualquier plataforma que pretenda poner bienes y servicios a disposición del usuario. Sin embargo, de forma más específica para este sector, el reciente Real Decreto 870/2013 regula la venta a distancia al público, a través de sitios web, de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica.

Aunque este Real Decreto (RD) aporta muchos condicionantes, si regula, líneas generales, los aspectos principales, como objeto. Este RD regula la venta de medicamentos no sujetos a prescripción médica, como OTCs, dermocosmética, alimentación infantil o cuidado personal, mediante la intervención de una oficina de farmacia.

Este RD también exige que el dominio esté registrado por el titular de la oficina de farmacia, siendo éste el responsable legal de la actividad.  Aunque la apertura de la página no requiere de una autorización administrativa previa específica, sí que hay que realizar una comunicación previa a la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma.

Además, recoge que el flujo de comunicación entre farmacéutico y paciente debe ser continuo, constante y pertinente, con una información adecuada, estableciendo un sistema de seguimiento fármaco-terapéutico. Igual que en la regulación de la venta en la farmacia, quedan prohibidos los regalos, premios, obsequios o bonificaciones asociados a la compra de medicamentos. También es indispensable que el comprador esté en un estado miembro de la UE.

Para poner en marcha una farmacia electrónica, o e-farmacia, hay que seguir una serie de pasos clave:

  1. 1) Estudiar los requerimientos legales
  2. 2) Analizar la viabilidad del proyecto
  3. 3) Desarrollar los requerimientos pedidos
  4. 4) Comunicar a la Comunidad Autónoma el inicio de la actividad de la web
  5. 5) Poner en marcha el proyecto
  6. 6) Dispensar a través del site con el acompañamiento online del paciente, la venta a distancia de la que habla el Real Decreto 870/2013 se convierte en una dispensación online.


En definitiva, el e-commerce es una realidad en la farmacia, y adaptándonos al mercado online conseguiremos reducir las barreras en la distribución de nuestros productos, crear nuevas oportunidades de crecimiento  al llegar a un público nuevo y diversificando, aumentar  las ventas y la competitividad.

Abrir nuestra farmacia online supone una nueva herramienta de venta y fidelización, mejorando de la eficiencia de nuestro negocio. Es un proceso claro de modernización de cualquier empresa, que pasa por incorporar la oficina de farmacia al entorno digital.

Alejandro Touriño
Licenciado en Derecho, posgrado en propiedad intelectual.
Gestión regulatoria y fiscal.
@AlexTourino