Teva Pharma

Proyecto Banco: ¡que no te echen a la primera!

15/02/2016. Hoy en día,  la financiación externa es uno de los apoyos para desarrollo de un negocio como la farmacia, pero para solicitar a nuestro Banco o Caja un crédito,  a menudo nos sentimos incomodos al desconocer la terminología y cómo funciona exactamente este proceso. La primera visita a la entidad bancaria suele ser infructuosa, volviendo a casa con más preguntas que respuestas. A continuación te damos 6 consejos para que presentes tu proyecto de financiación a la entidad sin que te echen a la primera:

Proyecto Banco: ¡que no te echen a la primera!

  1. 1- Cambia tu actitud ante la entidad bancaria

Nuestra actitud ante el banco es uno de los pilares fundamentales del éxito de cualquier proyecto, y ésta viene determinada por nuestra “cultura financiera”, si sabemos de lo que se está hablando, expondremos y negociaremos con más comodidad. Aunque cada vez hemos ido ampliando más nuestra información al respecto, hay términos y conceptos que no acabamos de dominar, para ello el Banco de España ofrece una página web dirigida a formar a los ciudadanos sobre aspectos básicos del mundo financiero. En este site encontrarás más de un consejo para los no financieros a la hora de tomar decisiones a lo largo de la vida. 

  1. 2- Conoce el producto bancario que vas a solicitar

Hoy en día podemos decir sin exagerar que nuestro sistema financiero es extremadamente complejo, conviviendo diversidad de productos, instrumentos, servicios y de operaciones financieras al servicio del cliente. Ante tanta oferta, tenemos que tener capacidad suficiente para poder entender los productos y optar, entre las alternativas posibles, por aquella que nos permita un control eficiente de nuestra economía. En artículos anteriores hemos visto la diferencia en distintos productos bancarios y cual es más interesante para nuestro proyecto.

  1. 3- Evalúa el nivel de riesgo que supones para el banco

En el consejo anterior hablábamos de controlar eficientemente nuestra economía, este nivel de control es lo que a posibilitará a la entidad de crédito evaluar positivamente la posición de riesgo de nuestro proyecto. Toda operación que pretendamos llevar a cabo, por ejemplo la solicitud de financiación para la reforma de la farmacia, debe ser estudiada por el agente bancario de manera tan precisa como rigurosa evaluando qué riesgo supone esta financiación para su entidad. Cuanto mejor conozcamos las características de la financiación que vamos a solicitar, tipo de préstamo, importe, plazo de amortización y garantías,  más posibilidades de acierto tendremos al ajustar el producto a lo que realmente necesitamos y, muy importante, a los requisitos exigidos por la entidad financiera.

  1. 4- Claridad ante todo: expón bien tu proyecto

Siguiendo con el ejemplo anterior, para tener éxito en la petición a la entidad de crédito y para mantener una relación financiera estable, lo primero es explicar detalladamente cual es nuestro proyecto. Debemos hacer una completa exposición que justifique la necesidad por la que solicitamos el préstamo. Aquí expondremos todas aquellas razones que justifican la necesidad la realización material de la reforma, comenzando por las puramente estéticas, de salubridad y espacio que han de permitir una mejor clasificación, ordenación y presentación de los fármacos, como las relativas a la finalidad que pretende con la obra: desde un punto de vista social , la prestación de un mejor y eficaz servicio "público" farmacéutico, y , desde un punto de vista instrumental, el aumento de ventas de productos farmacéuticos.

  1. 5- Es importante que sepas qué puedes pedir

Volvemos al punto 2, en ese estudio previo sobre el producto financiero más adecuado a nuestras necesidades, tenemos que tener en cuenta con anticipación qué requiere la propia entidad bancaria para concederlo. Con esta preparación previa nos aseguraremos no solo de cumplir los requisitos para la entidad y que nuestro proyecto no sea rechazado, también nos aseguramos que vamos a poder cumplir el compromiso de pago.

  1. 6- Muestra con confianza tu posición financiera

Nuestra relación con la entidad bancaria está basada en la mutua confianza, nos prestarán dinero en la medida que podamos devolverlo. En este sentido, cuanta más información aportemos sobre nuestra situación financiera, más facilitará el desarrollo del proyecto con el banco. La acreditación de ingresos estables, la justificación documental de posiciones activas en las cuentas bancarias, la ausencia de inclusión en los registros de morosos o de insolvencia , la presentación de escrituras públicas que den fe del patrimonio con el que responder en caso de impago, y, por último, la existencia de avalistas que garanticen el pago en caso de insolvencia del deudor, son argumentos más que suficientes para que la entidad de crédito esté a salvo de cualquier incumplimiento y tenga la seguridad plena en la atención de sus cobros.

Con estos seis puntos resueltos y firmes, habremos planteado al banco un proyecto justificado y valorado en base a nuestras necesidades y posibilidades, es decir, serio y solvente. Ahora le toca decidir a la entidad ¿Este año 2016 estás pensando en plantear algún proyecto a tu banco? ¿Cómo te ves ante esta tarea? Compártelo con nosotros en #ofgestion