Teva Pharma

Decálogo del boticario

 
Irune Andraca

02/02/2016. Ha pasado un año ya desde aquel primer artículo que escribí para esta plataforma, y parece que hubiera sido ayer.

Durante estos meses hemos hablado de ventas, compras, fidelización, formación y muchas otras cosas que espero os hayan resultado interesantes.

Llegado este punto, me gustaría hacer una especie de resumen y explicaros cuál es mi decálogo para ser una buena boticaria. Por supuesto que no es la panacea, seguro que hay muchas cosas que me dejo en el tintero, pero es mi decálogo, y es lo que me sirve para poder ser (al menos así lo creo) una buena farmacéutica comunitaria y sentirme realizada como tal.

  • 1 - Intenta dar lo mejor de ti cada día. Que no te importe lo que haga el de al lado, siempre y cuando tú hagas lo mejor que sabes hacer.

  • 2 - Sigue formándote día a día. Como decía Sócrates, “sólo sé que no sé nada”. Cada día es una oportunidad para ampliar conocimientos. Sobre todo, en una profesión en constante evolución como la nuestra.

  • 3 - Lucha por lo que consideras justo y necesario. Si no nos movemos por nuestra profesión, nadie lo hará por nosotros.

  • 4 - Conoce a tus pacientes, de tal modo que sean ellos el centro de tu estrategia. Sólo así podrás llegar a tener un compromiso real con ellos y con su salud.

  • 5 - Date a conocer, explica lo que eres, lo que haces, cómo lo haces y por qué lo haces. De ese modo podrás llegar a dar el valor que se merece a nuestra profesión.

  • 6 - Afronta la realidad tal y como se presenta. No cierres los ojos a problemas reales de salud pública simplemente porque no te interesan.

  • 7 - Siempre pon en duda tus creencias y conocimientos. Como he dicho antes, asume que no lo sabes todo, y que de vez en cuando puede que el paciente tenga más conocimiento que tú. Máxime cuando no sabes quién es tu paciente. Si tienes que rebatir algo, asegúrate de estar en lo cierto.

  • 8 - Las leyes siempre van por detrás de la realidad. Por ello, si un servicio farmacéutico es de calidad, mejora la salud de la población y es sostenible en el tiempo, impúlsalo, trabaja por lo que crees, y la legislación ya llegará. Un ejemplo: el SPD (Servicio Personalizado de Dosificación) fue llevado a juicio en sus inicios y ahora está recogido en la Ley de garantías y uso racional del medicamento.

  • 9 - Nunca pierdas de vista la vertiente sanitaria de nuestros negocios. No dejes de hacer promociones, descuentos, regalos, pero nunca jamás dejes de lado lo sanitario, porque todo lo demás lo hacen mucho mejor desde una gran superficie o almacén.

  • 10 - Pase lo que pase, atiende siempre con una sonrisa. La empatía y el cariño son la mejor medicina.


A modo de síntesis, os diría que estos diez mandamientos se pueden resumir en dos:

  • Amarás y defenderás tu profesión sobre todas las cosas.
  • Cuidarás de tu paciente como de ti mismo.


Estos son mis mandamientos, los que rigen mi labor profesional, además de en muchos casos regir mi vida personal también. Espero que a alguien le sirvan de inspiración para aplicarlo en su día a día y tratar de ser un poquito mejor farmacéutico comunitario.